02:25 am  - Miércoles 26 de Noviembre de 2014

NOTICIAs

POR QUÈ MATARON A RAFAÈL OROZCO SI HERA TAN BUENA PERSONA ?

 11:23 am  - Sábado 23 de Febrero de 2013

 A PROPÒSITO DE LA TELENOVELA QUE LLEVA SU NOMBRE, RESURGE LA PREGUNTA

noticias telemusicahit

 Tanto su vida personal, artística, como los motivos de su asesinato dan para varias telenovelas y películas. Pero ahora nos ocuparemos mediante esta sinòpsis de hacer algunas conjeturas sobre el suceso que dejó paralizado a toda colombia al conocerse la noticia trágica ese 11 de junio de 1992

Orozco Maestre se dio a conocer como una alternativa moderna en el canto vallenato, integrando conjuntos de oportunidad con los acordeoneros Julito de la Ossa, y Luciano Poveda, con quienes consolidó su propio estilo, diferente del que en ese momento se imponía en el gusto de los seguidores del vallenato clásico, que estaba representado por los "Playoneros del Cesar", "Bovea y sus vallenatos", Alfredo Gutiérrez, Jorge Oñate, Poncho y Emiliano entre otros.

De manera casual Orozco se encontró con Israel Romero Ospino, "El Pollo Irra", un acordeonero de Villanueva (Guajira) reconocido en toda la Provincia de Padilla. Sólo necesitaron unos cuantos toques y unos cortos ensayos para confirmar el acople armonioso, que de inmediato cristalizó el nacimiento de la organización Romero-Orozco, el "Binomio de Oro".

En su primer trabajo discográfico imponen éxitos como "La creciente" de Hernando Marín, "Momentos de Amor" de Fernando Meneses, "Eterno Enamorado" de Edilberto Daza, "El pataleo" de Poncho Cotes Jr. Y "La gustadera" de Alberto "Beto" Murgas.

El Binomio de Oro, orientado por Rafael Orozco Maestre, su voz, líder, mostró unos elementos básicos en sus presentaciones, que en forma vertiginosa los convirtieron en una agrupación musical de exportación, como sucedió en el mercado de Estados Unidos, Venezuela, México y Centroamérica. Rafel Orozco e Israel Romero formaron la pareja más seria e importante en la historia del folclor vallenato. Impusieron el lenguaje romántico para interpretar canciones vallenatas que sirvieron de aliciente al espíritu de los enamorados.

El 11 de Junio de 1992 cerca de las 9 de la noche Rafael fue solicitado en la puerta de su casa por dos músicos integrantes de la agrupación de Diomedes Díaz, los cuales llegaron con la intención de pedir prestado unos instrumentos musicales, Rafael les solicitó ir con el a la terraza de la casa donde hablarían con más tranquilidad y así no interrumpir la celebración, mientras conversaban, llegó un hombre que le disparó 10 veces, solo una bala no penetró su cuerpo, pues las otras nueve hicieron blanco en distintas partes de su cuerpo incluyendo la cabeza.

Clara Elena al escuchar las detonaciones corrió hacia donde se encontraba Rafael, a quien encontró ya casi sin vida tirado sobre el pavimento, con la ayuda de los músicos logró introducirlo dentro de su vehículo, e inmediatamente lo trasladó a la Clínica del Caribe en Barranquilla; pero allí minutos más tarde fue declarado oficialmente muerto.

Muchas personalidades de la farándula vallenata, medios de comunicación y otros se apersonaron para rendirle un último adiós a "Rafa" y finalmente fue sepultado en medio de inmensas manifestaciones de dolor en el Cementerio Jardines del Recuerdo de Barranquilla, allí reposan sus restos con una inscripción sobre su tumba que Clara Elena hizo colocar a su memoria, la imagen de él tallada en mármol, al lado su canción "Solo para ti" y una inscripción debajo que dice: "Te seguiré queriendo" tu esposa Clara Elena, y luego "Te seguiremos adorando papurri lindo" Kelly, Wendy y Lorraine sus tres hijas.

Con la pistola del presunto narcotraficante José Reinaldo Fiallo Jácome (El Nano Fiallo) mataron al cantante Rafael Orozco Maestre y el arquitecto Jorge Navarro Insignares supo que el crimen iba a ocurrir, pero no hizo nada para evitarlo. A esa conclusión llegó la Fiscalía en Barranquilla, que definió la situación jurídica de seis personas vinculadas al caso. El fiscal, Luis Felipe Colmenares, ordenó la captura de Fiallo, pero este, según su apoderado William Cabarcas Gómez, apareció muerto en una calle de Medellín el 18 de noviembre de 1992 junto con su guardaespaldas Sergio Adolfo González Torres.

Con sus cuerpos fue encontrada una pistola con salvoconducto de la Segunda Brigada del Ejército marca Heckler & Koch, con la cual fueron disparados por lo menos dos de los proyectiles que le fueron sacados a Orozco Maestre, según la prueba pericial.

La confusión que se ha presentado, según Cabarcas, es que Fiallo tenía doble identidad. En Medellín apareció muerto como Jorge Alberto Gómez Benítez, pero es la misma persona y así lo comprueba su registro decadactilar.

Pero el fiscal Colmenares dijo que procesalmente Fiallo estaba vivo. El fallecimiento de una persona se prueba, dentro de un proceso penal o civil, con el registro civil de defunción, con la necropsia, con el acta de levantamiento de cadáver, con la licencia de inhumación, y ninguno de esos documentos aparecieron en el expediente con el nombre de ese señor , explicó Colmenares.

Sobre el guardaespaldas Tato, el fiscal decretó cese de procedimiento, ya que su muerte estaba judicialmente probada.

En el momento en que mataron al cantante, estaban los músicos Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, a quienes sindicaron de cómplices por haber hecho salir a Orozco a la puerta de su casa, pero el fiscal creía que no necesariamente estaban al tanto del plan homicida. Los dos fueron sacados de su residencia seis meses después en una camioneta y desde entonces no han aparecido. Sus familiares creen que están muertos.         

Rafael Orozco había llegado a Barranquilla el 9 de junio de 1992 tras una ausencia de cuarenta y cinco días en razón de sus compromisos artísticos en Venezuela y el interior de Colombia. En la noche del 11 de junio de 1992, las hijas de Orozco dieron una fiesta en su residencia para celebrar el fin del semestre escolar. Pasadas las 9:00 p.m., Alfonso Ariza De la Hoz y Francisco Javier Corena, ayudantes de la agrupación musical de Diomedes Díaz, llegaron a la casa de Orozco solicitando al cantante con la intención de pedir prestados unos instrumentos musicales. Orozco los atendió en la terraza de la casa para no interrumpir la fiesta. Se encontraban dialogando cuando a las 9:45 p.m. un pistolero le disparó a Orozco en diez ocasiones, haciendo blanco en su humanidad en nueve oportunidades (en la región occipital, en el rostro, en la espalda y en la región glútea), y ocasionándole la muerte en el acto. El cuerpo de Orozco fue llevado a la Clínica del Caribe por su esposa Clara Elena Cabello, pero el artista había llegado sin vida al centro asistencial, donde fue declarado muerto a las 10:00 p.m.

Entre los móviles del asesinato se barajaron la relación extramatrimonial que Orozco sostenía con María Angélica Navarro Ogliastri (quien había sido esposa del después congresista Armando Benedetti, y quien para entonces también mantenía una relación sentimental con el ganadero y narcotraficante José Reinaldo "El Nano" Fiallo Jácome), y un ajuste de cuentas por la supuesta implicación de Orozco en el narcotráfico. Por el crimen fueron aprehendidos como autor material el ingeniero Jorge Navarro Insignares (padre de María Angélica); Alfonso Ariza De la Hoz y Francisco Javier Corena (como cómplices); Orby Campo Valdeblánquez, Diomedes Zubiría Redondo y Porfirio Zubiría Redondo (como autores materiales según la versión de un tal Javier Enrique Arias Martínez o José Luis Ospino Ariza); y Ever Antonio Zubiría Redondo, pero todos quedaron libres al comprobarse que no tuvieron nada que ver con el asesinato.

El 19 de agosto de 1998, el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Barranquilla dictaminó que Orozco fue asesinado por Sergio González Torres, escolta de Fiallo Jácome, y que el crimen obedeció a móviles pasionales, por el ya mencionado triángulo amoroso entre Orozco, Navarro y Fiallo.

Entre las pruebas de la Fiscalía se encuentran las pruebas de balística que estableció que Orozco había sido baleado con la pistola Heckler & Koch, modelo P7 K3, calibre 7,65 que fue encontrada en poder de Fiallo el día de su asesinato, y una carta dirigida desde la cárcel por Mario Alzate Urquijo al entonces fiscal general de la Nación, Gustavo de Greiff, en la que revelaba que "el Nano" Fiallo expresó en su presencia y de otros narcotráficantes que tenía el respaldo de su patrón, alias "Camilo", para eliminar a Rafael Orozco, porque este estaba sosteniendo una relación con su novia.

Sin embargo, una serie de muertes y desapariciones se dieron posteriores al asesinato de Rafael Orozco: Orby Campo Valdeblánquez fue asesinado en Barranquilla el 4 de abril de 1993, Alfonso Ariza De la Hoz y Francisco Javier Corena fueron sacados de sus casas y desaparecieron después de su última indagatoria el 4 de agosto de 1992, José Reinaldo Fiallo y su escolta Sergio González fueron asesinados en Medellín el 18 de noviembre de 1992, y Víctor Herrera Ortega, celador de una construcción vecina a la residencia de Rafael Orozco que presenció el crimen, desapareció después de declarar al día siguiente de los acontecimientos. Además, el fiscal que inició el proceso, Jorge Paternostro, falleció ahogado en las aguas de un arroyo turbulento en Barranquilla el 16 de julio de 1993. El periodista Fabio Poveda Márquez (amigo muy cercano de Orozco) y el acordeonero de Diomedes Díaz al momento de los hechos, Juancho Rois, quienes también declararon en el proceso, murieron poco después.

La muerte de Rafael Orozco conmocionó a Colombia, al mundo vallenato, y a varias naciones latinoamericanas, sobre todo Venezuela.

Funeral y entierro

Los restos de Rafael Orozco fueron velados en la funeraria Jardines del Recuerdo de Barranquilla, pero a causa de que la multitud crecía sin control, el féretro fue trasladado sucesivamente a recintos cada vez más grandes: la iglesia del Carmen, la Catedral y por último el coliseo cubierto Humberto Perea, donde se realizó una misa campal. De allí, su cadáver fue trasladado en un multitudinario recorrido de unos 8 km al cementerio Jardines del Recuerdo, donde fue sepultado al final de la tarde del 12 de junio de 1992 en medio de desgarradoras escenas y de una multitud sin precedentes llegada de toda Colombia y Venezuela.

Muchas personalidades se hicieron presentes en el velorio y en el entierro, entre ellas varios colegas cantantes y acordeoneros como Jorge Oñate, Miguel Morales, Raúl "Chiche" Maestre, Marcos Díaz, Carlos Malo, Jesualdo Bolaños, Alberto Villa y Rafael Escalona, quienes al momento de ser enterrado el ataúd entonaron varias de las canciones más famosas del Binomio de Oro, como La creciente, Eterno enamorado, Momentos de amor y Dime, pajarito. Al mismo tiempo, en la plaza Alfonso López de Valledupar se llevó a cabo una multitudinaria concentración en la que miles de personas sacaron pañuelos blancos y clamaron justicia.

 

SIGUENOS EN:

Facebook twitter Youtube
imagonmultimedia.com
www.televitrola.com
www.melodychanneltv.com
colombiasumusica.com